Quien No Se Dió Un Pipazo Con Una Amiga

Si creían que esas fotografías de paparachi en las que todo el planeta está compinchado es algo de nuestra temporada están muy equivocados. Lola Flores fue entre las primeras en orquestar un falso robado por la parte de la prensa del corazón. La desaparecida cabecera publicaba unas aguardadas fotografías en top less de “La Faraona” captadas presuntamente sin su permiso pero que realmente formaban una parte de un pacto misterio entre la artista y el histórico semanario.

Cualquier aspecto de la vida de Lola Flores –y, en general, de sus compañeras de gremio– provocaba interés. Tozuda como era, la artista afirmaba que según su madre el parto había sido en 1928 y que ella se lo creía. Si los de Bilbao nacen donde les venga en gana, la Flores llegó al planeta cuando le pareció conveniente. Eso sí, «yo no pues no soy buena artista, que manden a Rocío Jurado, a entender si no sale la primera».

“si Una Peseta Me Diera Cada Español”

Sus declaraciones frecuentemente eran contradictorias –lo mismo reconocía públicamente que había abortado como que su marido manejaba el dinero si bien era ella quien lo ganaba– pero esos matices también son vitales para el análisis. “En ciertos instantes, siendo leída desde el presente, ciertas declaraciones podrían ser un poco contraproducentes. “A las españolas de mi edad les digo que no se acobarden, hay que vivir y estar atractiva”. “Se puede realizar de todo en la vida. Te das una rayita un día y no pasa nada, te fumas un porro, no pasa nada, te puedes emborrachar un día de vino tinto… y no pasa nada”. La perspectiva queer y feminista es transversal en todos y cada uno de los textos, como se detalla en el propio subtítulo del trabajo.

quien no se ha dado un pipazo con una amiga

Entre las firmas del libro, además de la del propio Barea y la de Lidia García, están la de Fernando López, que examina a la artista desde el baile; Pepa Blanes, que lo hace desde la mirada del cine o Noelia Cortés, que la mira desde el antirracismo. “Hemos conseguido tener un óptimo retrato de la figura de Lola desde distintas perspectivas, pero contado desde un lugar personal y no tanto de una manera académica o ensayística”, afirma el coordinador del libro. Hace unos días, el 21 de enero, se celebraba el centenario de su nacimiento según los documentos oficiales, porque ella procuró a lo largo de mucho tiempo ocultar su edad real.

Marc Márquez No Correrá En Jerez

Mítico es su testimonio en Televisión De españa, narrando de qué forma ella “no sabía que no llevar a cabo la declaración estaba tan castigado”. De esta manera la recuerda su hija, Rosario Flores quien, junto a su hermana Lolita ha ayudado a desarrollar estaserie reportaje \\’Lola\\’,que se estrena enMovistar+. “En 40 años he contado los hombres que amé y los muchos que quisieron quererme”.

quien no se ha dado un pipazo con una amiga

Igual que fue una artista irreproducible, asimismo lo fueron ciertas sentencias que fue pronunciando durante su vida y que continúan en el imaginario español. Pues charlaba sin tapujos, con total y envidiable naturalidad, de cualquier tema, ahora fuera de drogas, sexo, del amor por sus hijos, de cómo y dónde querían que la enterrasen… Todo lo que Lola decía trascendía, iba mucho más allí, y cualquier entrevista en los medios de comunicación era éxito de audiencia más que asegurado. Hay inmensidad de ellas disponibles en Internet y a cada quien mucho más entretenida, intensa y cargada de perlas.

“Y sucede que, como ha dicho la excelente Lola Flores en aquella impagable serie autobiográfica que grabó para televisión, “¿quién no se dió un pipazo con una aceptable amiga””. En este cuarto de siglo la figura de \’La Faraona\’ no ha dejado de proseguir vigente. Sus momentazos y declaraciones siguen presentes en nuestras vidas con apariencia de meme, de story de Instagram o incluso como coletilla en nuestro habla cotidiana.

Más allá de que también padeció la censura franquista, Lola Flores siempre y en todo momento y en todo momento probó la independencia arrolladora. En un momento dado, Lleida logró referencia a otra artista flamenca, que falleció en 1995. “Lola Flores, que fue una adelantada en su tiempo a casi todo, era de la opinión de Marujita Díaz, y comentaba sin tapujos que los roces cariñosos entre amigas eran de lo más normal. Entonces, aparecía sobreimpresionado en la pantalla la frase “Quién no se dió un pipazo con una buena amiga”, al lado de una foto de Lola. No obstante, no aportaron ninguna prueba, solo trascribieron la oración. “En 40 años he contado los hombres que amé y los muchos que desearon amarme”.

Una joya que pidió que le devolviesen porque su trabajo le había costado, según dijo. Todo este anecdotario, que es considerablemente más extenso, ha hecho que La Faraona haya pasado a la historia no solo como artista sino más bien como personaje tanto para sus contemporáneos como para las generaciones siguientes. Si creían que esas fotografías de paparachi en las que todo el mundo está compinchado es algo de nuestra temporada están muy equivocados. Lola Flores fue entre las primeras en orquestar un falso robado por la parte de la prensa del corazón. En este cuarto de siglo la figura de \\\\’La Faraona\\\\’ no dejó de seguir vigente.

Se podía comprar con diferentes trajes y venía firmada por la marca “Marín”, la fábrica de muñecas folclóricas que adornaban las televisiones del país. Carlos Barea es un claro ejemplo de esa relevancia que la figura de Lola Flores tiene en el universo sensible para la juventud de hoy. Su primer recuerdo relacionado a la artista es, exactamente, el del funeral que abre este artículo, tan relevante en la narración de la nación como el de Lady Di en Reino Unido, por ejemplo. “Lo emitían por televisión y para mí, un niño de ocho años recién cumplidos, era tal y como si hubiese muerto la persona más importante de España, a juzgar por la magnitud de lo que en televisión se contaba”, recuerda. La figura de la artista se puede relacionar ahora con la diversidad, pero para muchos de sus contemporáneos la Flores era una folclórica que representaba los valores de una España clásico.